La Rueda Samsara

INTRODUCCIÓN. Antes de explicar que es esta rueda, según la creencia Budista, hablaremos de la Ley del Karma, o lo que es lo mismo Ley de causa y efecto.

LEY DEL KARMA. Según esta ley espiritual, Todo lo bueno o malo que hemos hecho en una vida, nos traerá consecuencias buenas o malas karmapara ésta o próximas existencias. La Ley del Karma gobierna todo lo creado, y es una ley inmodificable. Todo el mal que hagamos tenemos que pagarlo y todo el bien que hacemos nos será recompensado. Dios nos dio libre albedrío y podemos hacer lo que queramos, pero todos nuestros actos tienen su consecuencia, si es un acto bueno pues una consecuencia positiva, si es un acto malo, pues consecuencia negativa. El Premio, ganancia o recompensa por las buenas obras y por las buenas acciones que hacemos con nuestros semejantes y con nosotros mismos, se le llama buen karma o dharma. EL karma es una ley de compensación y no de venganza.

Según esta Ley, no existe la casualidad, sino la causalidad. O sea, las causas de un hecho o pensamiento. Nada sucede por que sí. El que se conozca poco o nada de esta Ley espiritual, origina que giremos en círculo durante mucho tiempo, pues al desconocer las causas o el funcionamiento, no sabemos cómo actuar y permanecemos mucho tiempo perdidos en ´´ la vida rutinaria y monótona ´´

Todas las acciones malas que hemos hechos debemos de pagarlas, o bien con dramas extremadamente grandes que recompensen el karma, y que demuestre que aprendimos la lección, o a través de las reencarnaciones sucesivas. Porque ni la muerte es el final, ni el nacimiento es el principio.

LA LEY DE SAMSARA. Este es uno de los conceptos más desconcertantes y difíciles de samsaracomprender del budismo. La ley de Samsara sostiene que todo está en un ciclo de nacimiento y renacimiento. Lo que pasa por el ciclo de renacimiento es sólo un conjunto de sensaciones, impresiones, momentos presentes, y el karma que es transmitido. Normalmente Sansara se considera el opuesto de Nirvana. Es el estado de no-iluminación en el cual vivimos. La segunda parte de la palabra “sara” significa “ir”, “seguir” o “mover” y el prefijo “San“ lo que implica algo que es “lo mismo”, “junto a”, “conjunto” o “totalidad”. Esto tiene referencia a que Samsara se considera una ronda interminable de trasmigración, de nacer, morir y volver a nacer. También se califica como un estado de “auto-engaño”o ignorancia de la realidad de las cosas. Según el budismo el Sansara no tiene ni principio ni fin. Estamos atrapados en él hasta que ganemos la Iluminación. Sin embargo, algunas escuelas del budismo dicen que cuando ganemos la Iluminación entenderemos que el Samsara y el Nirvana son todo lo mismo.

EL NIRVANA. El tercer concepto clave es el Nirvana. El término significa “la extinción” de la existencia. El Nirvana es un estado eterno del ser. Es el estado en que la ley del karma y el ciclo de renacimiento llegan a su fin. Es el fin del sufrimiento, un estado donde no hay deseos y la conciencia individual llega a su fin. Es un estado de extrema felicidad.

LA REENCARNACIÓN. Nuestro cuerpo y nuestra mente son entidades distintas y, por lo tanto, aunque el cuerpo se desintegre después de la muerte, el continuo mental permanece intacto. La mente no es el cerebro o alguna otra parte o función del cuerpo. El cerebro es un objeto físico que se puede ver, fotografiar y someter a una operación quirúrgica. En cambio, la mente no es un objeto material y no se puede ver, fotografiar ni operar. Por lo tanto, el cerebro no es la mente, sino una parte más del cuerpo.

REENCARNACIÓN es la creencia según la cual el alma, después de la muerte, se separa del cuerpo y toma otro cuerpo para continuar otra vida mortal. Según esta creencia, Samsara, las almas pasan por ciclos de muertes y nuevas encarnaciones. La reencarnación está vinculada al concepto del Karma. En las sucesivas reencarnaciones el alma podría evolucionar hacia la perfección hasta convertirse en espíritu puro que no necesita más reencarnaciones.

Los proponentes de la reencarnación creen que el alma es eterna pero no la persona. El alma habita en un cuerpo y cuando este se gasta se consigue otro. El alma no es individual sino que forma parte de Dios o de la Energía Universal. El objetivo en los ciclos de reencarnaciones es pagar los karmas de vidas anteriores y purificar el alma del mal hasta llegar a la iluminación o Nirvana, lo cual le hace posible quedar absorta en el Todo, el “alma mundial”. Conocerse como parte de ese Todo es señal de iluminación, del Nirvana.

 

Info google y Salvador Suárez

Los comentarios estan cerrados.